¿Ya tienes al fotógrafo de tu boda?

El día de tu boda es uno de los más importante de tu vida y teniendo en cuenta que no habrá una segunda oportunidad para inmortalizarlo, la elección de un buen fotógrafo se convierte en algo indispensable.

Aquí te dejamos algunas inquietudes que debe considerarlo:

1. ¿Cual es tu estilo de fotografía que te gustaría?
Tradicional, posados, artístico, documental…

2. ¿Ya te reuniste con el fotógrafo de la boda?
Algunos fotógrafos se encargan de cerrar contigo la venta del reportaje y posteriormente envían a otra persona a cubrir la boda.

3. ¿Cual es la experiencia del fotógrafo en bodas? ¿Cuantas bodas? ¿Cuantos años?  ¿Has trabajado en el sitio donde me caso? Si es así, ¿cuales son las condiciones fotográficas especiales de nuestro lugar? ¿Has realizado bodas de un tamaño similar a la nuestra?

4. ¿Tiene más bodas ese fin de semana? ¿Como afectará eso a nuestra boda?
Si tu boda se encuentra después de otra, ¿Puede tu fotógrafo manejar dicha situación? Para algunos fotógrafos puede suponer un esfuerzo físico y emocional y repercutir en la calidad de su trabajo.

5. ¿Que tipo de equipo utilizas? ¿Habrá trípodes? ¿Cables? ¿Es posible que la gente tropiece? ¿Es aparatoso?
Pregúntale acerca de la calidad de las cámaras, objetivos y equipo de iluminación. Esto es simplemente para que tengas una impresión acerca del conocimiento del equipo por parte del fotografo.

6. ¿Que haces en caso de “emergencias”? ¿Que ocurre si el fotógrafo se pone enfermo o no puede ir? ¿Tienes equipo de repuesto? ¿Realizas backups de las fotos?
Recuerda que la boda no se puede repetir!!

7. ¿Podría ver el reportaje de una boda completa?
Esto te permitirá observar la consistencia del fotógrafo a lo largo de todo el día y no solo de las mejores tomas seleccionadas entre muchos reportajes.

8. ¿Que pasa si se alarga?
¿Sería posible trabajar más horas si fuera necesario? ¿En que condiciones?

9. ¿Como irá vestido?
¿Te imaginas a tú fotógrafo con bermudas y camiseta?

 

La mejor forma de evaluar a un fotógrafo es viendo si sus fotografías te gustan. Algunos aspectos técnicos a controlar son la exposición, el encuadre, la composición, la creatividad, la iluminación, el procesado…  Tener un fotógrafo con el que no conectas puede ser un suplicio. Además puede afectar a tu estado de animo y a la naturalidad de tus fotos.